Desdetres! Una familia numerosa

Desde tres hijos en España somos familia numerosa. Las aventuras de una italiana en España, madre de cuatro niños dos de los cuales mellizos sus recetas italianas, la moda infantil, la lactancia, la crianza con apego, el bilingüismo.

Follow The Author

Un cumpleaños de acampada!

Llegan los 12, y con ellos ya se acaban los cumpleaños clásicos (bueno ya se acabaron hace unos años la verdad!) pero siguen las ganas de celebrarlos en casa.
Ahora mas que nunca es la ocasión para conocer amigos, entender dinámicas de grupo, enfín ver un poco como "respiran" los niños y almacenar información para eventualmente y sutilmente ayudarles durante el resto del año.
Pero antes de todo es la manera de celebrar con ellos y pasar un día especial.

Este año decidimos celebrar un cumpleaños de acampada en el jardín!
Cada niña (son dos mellizas) invitó 5 amigas, del colé o de la misma urbanización. Un total de 10 niñas se juntaron alrededor de las 5 de la tarde.
Las recibimos con una merienda a base de helados y pancakes de colores que preparamos añadiendo a la masa un poco de colorante alimentario (mejor colores fuertes, como verde o rojo,que acaba siendo rosa).
Después de bañarse en la piscina (era principio de septiembre), se pusieron manos a la obra con el montaje de las tiendas, cuatro en total.
Pusieron musica, y se entretuvieron entre ellas hasta la cena.
Preparé unas bandejas de cartón con hamburguesas caseras y patatas fritas, que comieron sentadas en círculos sobre una manta de picnic.
Llegó la hora de la tarta que había preparado durante dos días, usando la clásica masa de la tarta de yogur  con relleno de nutella y mascarpone y montando dos tartas redondas de diferentes tamaños una encima de la otra.
Completaron todo dos pares de pies de fondant que sobresalían de la tienda, un búho que hizo mi hija pequeña y dos arboles de azúcar que tenía guardados de la comunión de mi hijo, obra de Lovely Cakes.
La tarta fue un éxito y aunque hubiese costado tanto trabajo, tocó cortarla y repartirla.


Luego monté un proyector y pusimos una película en el mismo jardín.
Saqué una cantidad enorme de palomitas para todos.

Algunas niñas se quedaron viendo toda la película otra fueron desfilando poco a poco en las tiendas, con música o charlando, pero a juzgar de las risas pasándolo muy bien.


Luego usé los recortes de una de las tartas para hacer una pirámide que me sirvió de base para una tienda de campaña cubierta de fondant rojo.
Llegó el momento de ir a dormir. me quedé vigilando aunque me caí dormida de vez en cuando.
Los vecinos fueron muy pacientes porque las voces y las risas no pararon hasta las 5 de la mañana, que fue cuando durmieron unas horas hasta el desayuno.
Le puse mas pankekes de colores y los restos de la tarta, que al día siguiente esta aun mas buena.

Y llegó el momento de las recogidas!

Comparte

No hay comentarios :

Publicar un comentario