Desdetres! Una familia numerosa

Desde tres hijos en España somos familia numerosa. Las aventuras de una italiana en España, madre de cuatro niños dos de los cuales mellizos sus recetas italianas, la moda infantil, la lactancia, la crianza con apego, el bilingüismo.

Follow The Author

5 cosas que aprendí sobre conciliación



Tras un radical cambio en la empresa, he tomado la decisión de dejar el trabajo, aunque solo temporalmente. Pasado  un año de mi vuelta al trabajo os cuento lo que he aprendido.

De vuelta del verano...y ya casi es Octubre.
El arranque del curso escolar suele ser algo caótico.
Los libros del cole, los uniformes, todo por reorganizar.
A esto, este año, se me ha sumado una decisión importante que tomar:
seguir o no trabajando?
Tras un radical cambio en la impresa, logístico, estructural y personal, tomé la decisión de dejarlo.
Y aquí estoy, tirando sumas y haciendo balance.
Como ha sido este año de trabajadora?
Algunos recordaran que el arranque fue algo sufrido. Hace un año aquí os contaba como me enfrentaba a esta decisión. Con muchos miedos y sintiéndome casi obligada por la presión social.
Como ha sido este año? He podido conciliar? De verdad personalmente trabajar supone una realización mayor?
Os cuento lo que he aprendido.

1-La conciliación.
La conciliación de la mujer en esta sociedad solo es posible si la empresa realmente te apoya y aun mas si te apoyan las personas que te rodean en tu puesto de trabajo.
Es importante que desde arriba la cultura de la empresa crea en la posibilidad de desarrollar tu trabajo en un horario que permita al mismo tiempo que cuides de tu familia.
En este sentido he de dar las gracias a la empresa (que ya ha dejado de existir) y a las personas, algunas en especial, que me han seleccionado y luego apoyado y han normalizado algo que hace 12 meses yo creía imposible.

2-Realización personal
Siempre he considerado que en mi vida de madre full time pudiese encontrar todo lo que necesitaba. Siempre me he proclamado madre feliz, sin necesidad de nada mas.
Pero debo admitir que en este año he encontrado espacios para mi que me han permitido sentirme una persona mas completa. Y mira que me cuesta admitirlo, pero he cambiado, y algunos de estos cambios no pienso dejarlos con la vuelta a la vida de mama 100%, aunque probablemente sea solo temporal.
A nivel familiar el hecho de aportar a la economía hace que tu sitio en la familia este mas claro, aunque la falta de tiempo no aporta ningún "derecho" a descargarte de tareas que tienes que seguir llevando al cabo, así que tu trabajo sencillamente dobla.

3-La familia
Mi horario laboral me permitía estar con los niños por las mañanas hasta que salían de casa y recogerles del colé.
Esto podría significar para ellos un cambio casi nulo, que no deberían ni haber notado. Sin embargo no han parado de pedirme que dejase de trabajar y han celebrado cuando lo he dejado.
"Mamá desde que trabajas has cambiado. Cuando vuelves a casa ya no nos haces tanto caso y estas con el ordenador. En las vacaciones no estas y en los días de fiesta tampoco!"
Sí que lo han notado. Es inevitable que el trabajo no solo nos ocupe las horas de trabajo reales sino que nos lleve algo de tiempo extra ademas de alguna preocupación mas. Estamos también a otras cosas y ellos no estaban acostumbrados.
Sin embargo creo que el sacrificio por parte de los niños era mas que soportable y, aun suponiendo un cambio, la contrapartida tanto económica como emocional lo justificaba.

4-La empresa
Que gana una empresa en tener una mujer madre que intente conciliar?
No creo que gane la empresa en si, sino que gana la sociedad. Y la sociedad debería apoyarlo, en su conjunto. He conocido a mujeres valientes llevando familias muy numerosas con puestos de trabajo nada fáciles, y darlo todo por ser las mejores en dos bandas.
La empresa gana personas con experiencia, acostumbradas a estar muy centradas y desarrollar un trabajo en tiempos cortos. Personas que sacrifican tiempos muertos por poder llevar al cabo su trabajo pero irse a la hora establecida.
De mi parte creo que en un primer momento me costó mucho soltar las riendas, delegar y concentrarme en mis nuevas tareas, algo que poquito a poco se había hecho necesario y posible, y que creo que con un poco mas de tiempo habría aprendido a llevar aun mejor. Admito que al principio estaba aun muy pendiente de mi "otra vida", pero es cuestión de acostumbrarse y ir separando los dos ámbitos creando momentos para cada cosa. El cambio ha sido muy grande pero había aprendido a llevarlo y a apreciar lo que me aportaba.


5-Que coste tiene?
Personalmente volver a trabajar ha supuesto un coste elevado.
El primero ha sido un proceso gradual que me llevase a soltar la mente de lo que antes la ocupaba completamente.
Además cuando trabajas con niños aun pequeños tu vida personal se reduce al trabajo. Ya no hay mas tiempos.
Del trabajo a los niños. Tu vida deja de existir para llenarse de estas dos tareas principales.
El fin de semana acaba llenándose de lo que has tenido que dejar de lado durante la semana, la cabeza ya no da para mas, las noches se hacen cada vez mas cortas.
Merece la pena?
El coste es alto. Hay que poner en cuenta muchos factores, la edad de los niños, las posibilidades económicas, el tipo de trabajo.
Yo en este caso puedo decir que sí mereció la pena, porque literalmente me lo pasé bien trabajando, aprendí mucho y descubrí un sector fantástico.
Pero cada caso es un mundo y la edad que tengan los niños al momento de la reincorporación es un factor fundamental. Mi pequeña tenía casi cuatro años y consideré que ya no me necesitaba a tempo tan completo. Pero agradezco haber tenido el tiempo de dedicarme a ella mas que a sus hermanos tomándome un tiempo sin trabajar desde que nació.

En la mayoría de los hogares las tareas de la mujeres trabajadoras son el doble.
Podemos llamarlo machismo pero yo sencillamente creo que es la naturaleza misma de una madre que la lleva a cuidar detalles que si no sencillamente nadie mirará.
Trabajes o no trabajes serás probablemente la que recuerde las tallas de tus hijos, la que le organice un cumpleaños maravilloso, la que quite del armario lo que se le hace pequeño, la que hable con los profesores. No quiero generalizar pero en la mayoría de los hogares, por lo que veo, es así.
Así que si trabajas tu mente a veces esta completamente full. A parte de que el tempo escasea y vas corriendo a todos lados, comprando casi sin mirar ni pensar, haciendo y rehaciendo listas de tareas pendientes, algunas de las cuales acaban tachadas sin hacerse.
Pero el trabajo te da una libertad económica (o cubre una necesidad económica) y un entorno en el que poderte desarrollar de una forma diferente. Sigo pensando que podemos ser mujeres felices también sin trabajar, pero he descubierto que efectivamente hay un lado de desarrollo personal distinto que solo puedes encontrar en el trabajo.

Y tu has decidido trabajar o no?
Con que edad de vuestros hijos os habeis vuelto a incorporar? Trabajais por necesidad o por desarrollo personal? Y sobre todo, existe la conciliación?
Os leo.

Comparte

No hay comentarios :

Publicar un comentario