Desdetres! Una familia numerosa

Desde tres hijos en España somos familia numerosa. Las aventuras de una italiana en España, madre de cuatro niños dos de los cuales mellizos sus recetas italianas, la moda infantil, la lactancia, la crianza con apego, el bilingüismo.

Follow The Author

Carolina Bescansa, necesitamos leyes, no provocaciones.


Foto de LA VANGUARDIA

Quizás algunos crean que las mujeres sensibles al tema de la lactancia materna tengan que estar de acuerdo con las reivindicaciones de Carolina Bescansa en el congreso. Los que me leen o me conocen saben que apoyo la lactancia materna, las madres que portean y que creo que los niños tienen que estar todo el tiempo posible con sus madres.

Pero la provocación de la diputada de podemos no deja de ser una provocación y toca la sensibilidad de muchas madres que haciendo malabares hemos amamantado a nuestros hijos aun trabajando, o hemos dejado de trabajar porque la conciliación no existe. Así que no estoy de acuerdo.


Es cierto que amamantar y cuidar de los hijos son tareas de las que no hay que avergonzarse (alguien tenía dudas?) y para nada hay que esconderse.
Por esto me he llevado durante años (y sigo) a mis hijos a cenas, vacaciones y a todas las actividades de las que se compone mi tiempo libre. Pero desde luego en mi puesto de trabajo no me han permitido llevarme a mis hijos, ni siquiera cuando con cuatro meses dejé a mi hijo en casa y cada tres horas me iba despacito a un baño, me sentaba en un water y me sacaba la leche que al día siguiente una mujer con mucha paciencia intentaba darle a mi hijo desesperado que prefería ayunar y esperar mi vuelta.
No había una guardería en mi puesto de trabajo, porque ninguna diputada ha conseguido hacer un ley que obligue a las empresa tener una. Porque ninguna ley me permite quedarme en casa el tempo necesario para que mi hijo empiece al menos a diferenciar su alimentación, porque nadie ha ayudado a que el teletrabajo fuese una realidad, una opción real dentro del horario semanal de un trabajador.

Me parece bien que se hable de conciliación, pero lo que ha hecho Carolina Bescansa no hace mas que subrayar la diferencia entre la situación laboral de los que trabajan en el congreso con la del resto del país.

Lejos de pensar que esta mal amamantar en publico o llevar a los niños "colgando como monos"(cosas que también se han escrito hablando del mismo caso!) yo creo que todo esto hay que hacerlo fuera del puesto de trabajo y luchar para que la flexibilidad haga posible que las madres estén con sus hijos y no que los hijos estén con sus madres en lugares pocos aptos para ellos, porque ni un congreso, ni un aula de juicio, ni un  hospital, ni una empresa son el sitio para que los niños se paseen ni para que los trabajadores pasen el día haciéndoles muecas.

La que escribe dejó de trabajar para poder cuidar de sus hijos, y también se considera afortunada de haber podido hacerlo.
Las que no puedan, las verdaderas heroinas de esta historia, tienen que dejar a sus hijos aun dormidos por las mañanas, se despiertan varias horas antes que ellos dejando con amor todo listo para que los niños no sufran su ausencia, y hacen malabares para ir a recogerles al colegio o para poder estar un poco con ellos por las tardes. Los dejan, como hice yo, con mis primeros hijos, cuando aun tienen 4 meses, al cuidado de una guardería o de alguna joven chica, y salen de casa con sentido de culpabilidad y impotencia.
Yo di pecho a mi hijo aun dormido antes de salir a trabajar, le traje leche sacada en el trabajo, sufrí cuando había demasiado trafico a la vuelta, aguanté cuando me ponían reuniones justo y casualmente a la hora a la que tenía que salir y acabé delegando algunas de mis funciones en el trabajo a otros que no tenían que volver a casa a ver a sus hijos, con el resultado de ver mi carrera aparcada y la sensación de no hacer bien ni en el trabajo ni mi labor de madre.
Y finalmente agotada por tener menos sueldo y mas trabajo en menos horas, por sentir mi esfuerzo sin pausas cada vez menos considerado, he dejado de trabajar.
Y por esto me siento muy afortunada porque desde entonces he podido darle a mis hijos, mis 4 hijos, todo lo que necesitan, y cuando he tenido mi ultima hija, ya sin trabajar, he descubierto todo lo que me había perdido, todo lo que mis otros tres hijos se habían perdido al no estar conmigo todo lo que debían en la primera etapa de su infancia.

Así que lo que le pedimos a los diputados es que hagan leyes para que esto cambie, y luego que cuiden de sus hijos como quieran lejos de las cámaras de televisión y de los paparazzi.



También te interesa:
Lactancia y vida profesional

Comparte

1 comentario :